Cómo reinventar un concierto de Lori Meyers

Soy de las que a principio de mes revisa la programación de las salas madrileñas o los MySpace de mis grupos favoritos por si tengo la suerte de que ese mes, o próximamente se dejan caer por la capital.  A Lori Meyers los he visto tantas veces en salas o en festivales que podría adivinar practicamente el repertorio de sus conciertos.  ¿ Y por qué vuelvo a ir? El motivo está claro: la calidad en el directo (nadie puede negar que tienen uno de los mejores del pop nacional), y la diversión crecen a medida que van cantando las canciones.

Con esa predisposición me encaminé a La Riviera, como el que sabe que va a casa de un amigo de toda la vida donde las risas y los buenos momentos no van a faltar. Sin embargo, esta vez los granadinos fueron capaces de cantar canciones que se han ido almacenando como recuerdos ligados a imágenes, sin duda irrepetibles.

Comenzaron los acordes de Enhorabuena eres el que tiene más sin nadie en el escenario, hasta que un foco iluminó la barra de la izquierda. Noni y su guitarra  alternando estrofas con Alejandro, en la barra de la derecha, mientras que el resto de los componentes estaban en la planta superior, sorprendieron a todos los asistentes. Ya nadie podía dudar que estaban viviendo EL concierto de Lori Meyers.

La mayoría del setlist se centró en la presentación de Cuando el destino nos alcance, no faltaron Condicional Hipotética o Corazón Elocuente en la primera parte, y en seguida demostraron que iban a dar todo recordando grandes himnos como Luciérnagas y Mariposas, la magnífica Tokio ya no nos quiere o Sus nuevos Zapatos. ¿Quién se resistió a bailar con Dilema o Ham ‘a’ cuckoo?

Los momentos emotivos de la noche llegaron con la interpretación de la versión de Antonio Vega, Esperando nada (que Noni dedicó a su padre), y el recuerdo a Enrique Morente. Pero eso no hizo sino acrecentar la emoción y las ganas de vibrar de los asistentes. El público lo demostró entonando hasta casi la afonía Mi Realidad y Luces de Neón, o bailando entre luces de discoteca verdes ¿Aha han vuelto?

Dos bises demostraron que el público no era el único que estaba disfrutando ese concierto antes de acabar con un final apoteósico con la versión de La Caza de Juan y Junior y la esperadísima Alta Fidelidad, esta vez cantada casi por completo por Noni quién se reservó un último as en la manga para terminar el concierto como lo había empezado, sobre una barra. Esta vez la del centro, antes de terminarla con Alejandro de nuevo en el escenario. Sin duda, he estado en el mejor concierto hasta la fecha de Lori Meyers.

Anuncios
Comments
One Response to “Cómo reinventar un concierto de Lori Meyers”
Trackbacks
Check out what others are saying...
  1. […] This post was mentioned on Twitter by darimala, A cualquier cosa…. A cualquier cosa… said: ¿Pueden @lorimeyersband superar el concierto del sábado en Madrid? http://bit.ly/gBY0JV […]



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog.

    Únete a otros 34 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: