Challenger, 25 años

En un período de tiempo inferior a una semana, hemos asistido al triste aniversario de las tres tragedias espaciales más sonadas de la Historia de la humanidad.  Cuarenta y cuatro años han pasado ya desde el incendio del Apolo I. En 2003, muchos vimos por televisión  el accidente del Columbia. Y, el pasado viernes día 28 de enero, se cumplieron veinticinco años  del desastre del Challenger.

Gélida era la mañana del 28 de enero de 1986. Poco después de las 9.00 a.m. un grupo hombres y mujeres se enfundaban sus flamantes trajes azules de vuelo. Iba a ser la décima vez que el transbordador Challenger viajaba al espacio. La misión 51 L era, a priori, rutinaria. Debían poner en órbita dos satélites de comunicaciones, algo que ya se había hecho con anterioridad. Pero, esta vez,  la misión tenía algo más, algo especial.

Por primera vez en la historia, un ciudadano de a pie viajaría al espacio. La elegida , entre más de 10000 candidatos , fue la maestra de economía, historia de América y derecho de la Concoid High School de Massachusetts, Sharon Christa Corrigan McAuliffe;  quien debía transmitir una lección desde el espacio. La acompañaban seis expertos, veteranos en misiones espaciales: el comandante Francis Richard Scobee; los técnicos de la misión, Gregory Harvis , Ronald Mcnair , Judith Arlene Resnik Ellison Shoji Onizuka ; y, el piloto del transbordador,  Michael John Smith .

Tras varios retrasos en su puesta en órbita, se había fijado, por fin, las 11.38 a.m como hora del lanzamiento. Mientras los tripulantes se preparaban para su misión, en la zona VIP del mirador, a cinco kilómetros de la plataforma de lanzamiento, sus familiares y amigos – entre los que se encontraban los padres, el marido y los hijos de McAuliffe- esperaban llenos de júbilo el gran momento. Además de todo esto y, gracias a que la NASA había realizado un gran despliegue de medios, miles de niños en muchas las escuelas del país se agolpaban alrededor del televisor para ver a través del canal CNN todos los detalles del acontecimiento.

A la hora señalada  se produjo el momento más esperado: los motores del Challenger lo elevaban majestuoso sobre las aguas del océano Atlántico rumbo al espacio. A los treinta y seis segundos atravesaron la barrera del sonido. Todo era perfecto. Treinta y siete segundos después se escuchó, por última vez una comunicación desde la nave: “Oh, oh…”, dijo Michael Smith. En ese instante los espectadores contemplaban  horrorizados cómo el transbordador era engullido por una enorme bola de fuego, mientras la megafonía seguía anunciando datos sobre la altura y velocidad del transbordador.

Rápidamente, todos los canales de televisión estadounidenses conectaron con la señal de CNN. Pese a lo que muchos puedan afirmar, la mayoría de ciudadanos no vió el desastre en directo, sino que era una grabación. Lo rutinario de este tipo de misiones en la época hacía que no fuese interesante para la mayoría de medios emitir este tipo de acontecimientos en directo.

La colisión contra el océano fue brutal.  En contra de lo que hasta no hace mucho se pensaba, existen indicios de que la tripulación, o parte de ella sobrevivió, ya que la cabina se conservó prácticamente intacta, durante dos minutos y cuarenta y cinco segundos más, tiempo que tardó en impactar contra la superficie el océano con una deceleración doscientas veces mayor que la fuerza de la gravedad, lo que la destruyó junto con lo que había en su interior.  Esa misma noche, el presidente Reagan dirigió un discurso a la nación sobre la tragedia: “Sé que es difícil de entender, pero a veces pasan cosas dolorosas como ésta. Todo esto es parte del proceso de exploración y descubrimiento” – dirigido especialmente a los niños -, “No vamos a detenernos.  Nuestra esperanza y nuestro viaje continúan.”, “Nunca los olvidaremos, ni olvidaremos la última vez que los vimos, esta mañana, mientras nos decían adiós con la mano y emprendían un viaje que los acercaría a Dios.”; fueron algunas de sus palabras.

La investigación del accidente fue encargada a la Comisión Rogers, formada por expertos de élite, los cuáles determinaron que el problema habían sido las juntas de goma que cerraban el depósito de combustible, que no podían soportar las bajas temperaturas existentes en el momento del lanzamiento. Además los motivos técnicos, los expertos destacaron que la falta de comunicación entre la NASA, Morthon Thiokol , contratista del diseño de los cohetes aceleradores sólidos, y  Rockwell , contratista principal del transbordador; había sido clave para que ocurriera el accidente. En este punto, el más crítico de todos los miembros de la comisión fue  el premio Nobel de Física, Richard P. Feynman, cuyas conclusiones se distanciaban bastante de la del resto de miembros de la comisión y, las cuáles dejó plasmadas en su libroWhat do you care about what  people think?” ,en castellano, “¿Qué te importa lo que piensen los demás?”.

En el libro, Feynman se muestra muy crítico con la NASA y su política de seguridad. Argumentó que: “para una gestión exitosa la realidad debe estar por delante de las relaciones públicas porque a la naturaleza no se la puede engañar. Además de esto, decidió hacer una demostración televisada durante una de las sesiones públicas de la comisión. Los periodistas presentes difundieron su intervención y todo el mundo entendió la causa principal del accidente. Gracias a esto, Feynman se convirtió en un icono popular y pronto aparecieron en las tiendas camisetas con sus diagramas.

Gracias a todas estas aportaciones, fueron muchos los cambios que se hicieron en el programa de viajes de transbordadores espaciales de la NASA, haciendo que hoy en día, éstos sean más seguros que antaño, y que las misiones e investigaciones que llevan a cabo sean de utilidad para todos nosotros.  Por ello, por todo lo que nos han dado, me parecía necesario rendir un pequeño homenaje a ese grupo de hombres y mujeres que, un día, dieron sus vidas para que hoy estemos dónde estamos.

Anuncios
Comments
One Response to “Challenger, 25 años”
Trackbacks
Check out what others are saying...
  1. […] This post was mentioned on Twitter by darimala, A cualquier cosa…. A cualquier cosa… said: The M Theory ataca de nuevo con "Challenger, 25 años después", new post by @mmvalado http://bit.ly/dKSMcr […]



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog.

    Únete a otros 34 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: