25 aniversario de la noche del horror: el desastre de Chernobyl

Hoy es uno de esos días tristes de recordar. Se cumplen 25 años de una de las mayores catástrofes que el ser humano ha vivido a lo largo de sus miles de años de historia: el desastre de Chernobyl. Aquel sábado, 25 de abril,  estaba programada una prueba rutinaria en la central. Se pretendía simular un corte de electricidad el reactor 4 de la Central para poder corregir posibles fallos y, de este modo, aumentar la seguridad. Lamentablemente, algo salió mal. Este corte de suministro eléctrico provocó que la potencia del reactor aumentase rápidamente y fuera de control, lo que produjo un sobrecalentamiento de su núcleo que hizo explotar el hidrógeno acumulado en su interior. La cantidad de dióxido de uranio, carburo de boro, óxido de europio, erbio, aleaciones de circonio y grafito expulsados, tres materiales radiactivos y tóxicos que se estimó fue unas 500 veces mayor que el liberado por la bomba atómica arrojada en Hiroshima en 1945, causó directamente la muerte de 31 personas y forzó al gobierno de la Unión Soviética a la evacuación de más de 116000 personas. Muchas de ellas vivían en la ciudad bielorrusa de Pripyat, que fue fundada en los setenta para dar cobijo a los trabajadores de la central. 

Estaban los propios constructores de la ciudad, políticos y, sobre todo, científicos y obreros del gigante nuclear que tenía la URSS construido en la zona. Familias enteras fueron precipitadamente forzadas a abandonar sus hogares para no regresar nunca más. Gente cuya media de edad no llegaba a los 30 años, a muchos de los cuáles, el gobierno de la URSS condenó a una muerte segura. Tras las primeras horas de la catástrofe y, antes de evacuar a la mayoría de la población, el ejército soviético bombardeó las nubes tóxicas para provocar que la lluvia radiactiva cayese sobre Ucrania y no sobre suelo ruso.  Miles de personas que estaban en la calle en esos momentos fueron víctimas inocentes. 

Tras 25 años, Pripyat sigue siendo una ciudad fantasma que se ha estancado en una era que no existe. En sus edificios, en sus calles, quedan reminiscencias de un imperio que ya no es tal. Pero, sobre todo, lo que emana ese lugar, es el horror de la tragedia, el huír precipitadamente, el miedo que, un cuarto de siglo después, sigue habitando cada rincón: los hospitales, las escuelas o ese parque de atracciones que nunca fue inaugurado. 

Hace unos años, las autoridades rusas permitieron a un grupo de artistas entrar en la ciudad para intentar dar una nota de color entre todo ese horror. El resultado, bajo mi punto de vista, son imágenes con un punto de terror que , más  que ayudar a olvidar, transmiten miedo y el horror que allí se vivió.

Hoy en día, las consecuencias de todo aquel horror son evidentes. Miles de muertos y enfermos; contaminación del aire, el agua y el suelo o restricciones en la agricultura y el ganado son sólo algunos ejemplos vivos de lo que allí pasó. El siniestro bosque rojo, ya irrecuperable, nos recordará durante siglos la tragedia que cambió el mundo. 

Entre los que sobrevivieron, hay de todo. Desde los que se han ido para no volver jamás y olvidar todo lo ocurrido, hasta los que (ancianos en su mayoría ), por morriña o por no tener a dónde ir, han vuelto a la zona restringida y habitan sus antiguas casas sin que, al parecer, la radiación  y sus consecuencias les impidan seguir adelante.

dibujos de 'mad french artist'

dibujos de 'mad french artist'

Tristemente, un accidente de características similares se ha repetido un par de meses atrás tras el tsunami de Japón: el desastre nuclear de Fukushima.  Las consecuencias de hechos como estos a largo plazo son previsibles hasta cierto punto. Ojalá que, dentro de 25 años, no nos demos cuenta que, tras la triste experiencia de Chernobyl, se han cometido los mismos errores en Japón, los cuáles hayan pagado miles de vícticmas inocentes.

—–

Fotografías de Alexandr Vikulov

Anuncios
Comments
One Response to “25 aniversario de la noche del horror: el desastre de Chernobyl”
  1. Kaos2K dice:

    Un post interesantísimo.

    La verdad que las consecuencias más trágicas, no las sufren (o sufrieron) los que fueron testigos y victimas del accidente (Los muertos de manera instantánea, son realmente los que mejor suerte han corrido dentro de lo malo) sino sus generaciones posteriores. Las mujeres embarazadas o las que se quedaron embarazasas poco después, padecieron mutaciones celulares que transmitieron a sus retoños, naciendo estos (si es que nacían) con malformaciones de todo tipo. No pongo fotos por que hay algunas que se quedan grabadas a fuego en la retina y no es plato de buen gusto.

    Respecto a lo de Japón, en mi opinión, aunque son accidentes similares, no son comparables ni por edad histórica ni por medios de ambos países. Aunque en Japón hubo negligencias, estas no son tan reseñables como las de la URSS y los avances tecnológicos actuales y el buen hacer posterior del gobierno japonés hacen que los efectos, no sean tan graves como los de Chernobyl. (O eso quiero pensar…).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog.

    Únete a otros 34 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: