Nos vemos el año que viene, fibers

Entre el jueves y el viernes de la semana pasada la mitad de ¡A cualquier cosa llaman arte! pusimos rumbo a tierras valencianas para darlo todo en el Festival Internacional de Benicàssim. Y hoy, mientras intentamos no morirnos de pena recordando este fin de semana, y como ya hicimos con el SOS 4.8,  la parte publicitaria (Marta) y  la musical (Mar) os traemos la crónica de lo acontecido. Podemos asegurar que nos ha costado muchísimo encontrar palabras que hagan justica a lo que hemos vivido allí.

Pero, antes de dar paso a lo más importante (la música) es necesario explicar que esta sensación de haber presenciado algo mágico es real gracias no sólo a la calidad de los conciertos, o los amigos taaaaaaaaaaaan buenos con los que hemos pasado un festival para recordar una y otra vez; si no también por los esfuerzos de la organización que han conseguido que no hubiese colas en los baños, en las barras y en las taquillas para sacar los tickets,  y que pudiésemos ver las actuaciones sin agobios.

Y ahora sí… elegid vuestro artista favorito de esta edición, ponedlo de fondo (en nuestro ordenador ya está sonando Arcade Fire), y a rememorar/discutir/ añadir cosas a esta crónica…

                     

Jueves

Los que nos compramos la entrada anticipada de cuatro días antes de la división del cartel por jornadas casi nos arrepentimos ante lo desequilibrado que estaba el jueves con respecto al resto. Y digo casi porque tras el segundo concierto ni me acordaba de que una vez había pensado así. Estrené el festival con Dorian sabiendo a lo que iba: a bailar, cantar y pasármelo bien. Y así fue, un concierto divertido para disfrutar y abrir el FIB con buen sabor de boca; y es que aún sigue impresionando escuchar a todo el público corear A cualquier otra parte.

Sin movernos de escenario y con apenas unos minutos para ir a las barras llegó mi primer descubrimiento festivalero: Crystal Fighters o lo que es lo mismo: locura en forma de concierto. Desde la primera canción, pasando por Solar System (impresionante como alargaron el tema), I Love London y cada uno de los hits ocultos que tienen en la manga, todos: grupo y público se dejaron las zapatillas saltando, contagiando el buen rollo y las ganas de fiesta al resto. Conciertazo en toda regla. (Mar)


Viernes

Y llegó el viernes, y con él, la otra parte del Blog; esa que no iba a ir al FIB hasta hace dos semanas. La familia festivalera aumentó y la alegría nos llevó a disfrutar de cada momento que pasamos a lo largo del fin de semana; no sólo de los conciertos o el festival en sí, sino de los despertares en el camping, los días de playa o las compras en Mercadona (¡bendito Mercadona!)

Brandon Flowers (Mar)
La inmensa mayoría del público que nos encontramos al frente del escenario Maravillas, el principal del FIB, estábamos allí con curiosidad por ver cómo se defendería el vocalista de The Killers con su proyecto en solitario mientras que esperábamos con impaciencia que sonaran los deseados temas del grupo al completo y… casi nos olvidamos que no es lo mismo sin el resto cuando interpretó una versión ¿tecno? de Mr. Brighside a la que ninguno nos pudimos resistir a bailar como si fuese la última canción que escucháramos en nuestra vida.


The Strokes (Marta)
Aunque aparecían como cabeza de cartel del viernes, fue la gran decepción del festival. Cumplieron, si, pero poco más. Todos teníamos la esperanza de que todo cambiara cuando sonó Under Love of Darkness, pero no mejoró mucho la cosa… Fue una sensación extraña; uno de los primeros conciertos que veíamos, una de las razones por las que íbamos al FIB, acababa el repertorio con un corte seco. Pues eso, que no nos gustó. De hecho, podría decir que fue el concierto que menos me gustó de todos a los que pude ir.

Friendly Fires (Mar)
Con una sonrisa en la boca y sin los dos pies en el suelo. Así estuve durante la hora que duró uno de los conciertos que más ganas tenía de ver. Tiene mérito que a las tres de la mañana, después de una jornada intensa, el grupo consiguiera levantar a todos los que estaban frente al escenario Maravillas, los saltos, las palmas y los bailes estaban por todos lados. Y es que si el público lo dio todo saltando de un lado a otro, Ed Macfarlane demostró que se merecían estar allí dejándose la piel en un escenario que casi parecía pequeño con sus bailes peculiares. ¡Que levanten la mano los que no acabaron empapados en sudor!

Sábado

Lori Meyers (Marta)
Este grupo se ha convertido, después de muchos conciertos vividos, bailados y cantados, en uno de los que componen la banda sonora de la familia festivalera. Da igual que les hayamos visto mil veces y que casi nos sepamos de memoria la playlist de sus espectáculos, seguimos disfrutando como el primer día de Lori Meyers. Conciertos para disfrutar y, sobre todo, saltar y pasarlo bien con los amigos. Nunca decepcionan, lo dan todo en el escenario, sudan como el público (¡con lo monos que salen al escenario!), que no para de moverse en todo el concierto; nunca dejan atrás los grandes temas como Luciérnagas y Mariposas o ¿Aha Han Vuelto? Simplemente, hacen que siempre valga la pena ir a sus conciertos.

Mumford and Sons: (Marta)
No sabía mucho de ellos hasta que me enteré de que iban al FIB, y pronto se convirtió en uno de los conciertos que marqué como obligatorios. Calidad musical, instrumental y bocal. Ritmos diferentes y bailables. Parece que no fui la única que no quería perderse el directo de este grupo, que transmite energía folk-rock a todo aquel que está en su concierto. Llenazo en el escenario principal del festival y sólo buenas palabras para el directo incansable de Mumford and Sons.

Beirut (Marta)
Creo que los Artic son el típico grupo que hay que ver si se tiene la oportunidad. Por eso todos elegimos su directo al de Beirut, pero sin olvidarnos totalmente de ellos… algunos de nosotros les hicimos un huequito y disfrutamos de tres de sus mejores canciones mientras pedíamos una cerveza y hacíamos (poca) cola en el baño. ¡La mejor espera en mucho tiempo! Estas tres canciones me bastaron para saber que estaban dando lo mejor de ellos y que ahora lo que tengo que hacer es informarme de su gira e intentar ir a verlos (algo me comentaron de Londres…)

Arctic Monkeys (Mar)
Hasta última hora estuve dudando: ¿Beirut o Arctic? Finalmente me decanté por estos últimos, quizá por intentar compensar la decepción que me llevé con The Strokes. Y Alex Turner demostró con creces porque eran la cabeza de cartel del sábado. Pasando la hora y media de concierto se metió el público en el bolsillo a base de auténticos himnos generacionales que provocaron que ni una de las personas que estaban viendo el bolo se acordasen de que había más conciertos en el resto de escenarios. Presentaron su último disco bromeando: “aquí está el que se fue a Sevilla perdió su silla” o lo que es lo mismo Don’t Sit Down ‘Couse I’ve Move Your Chair. Os dejo una prueba de lo que vivimos allí:



Primal Scream (Marta)
Sin saber muy bien con lo que me iba a encontrar, se encendieron las luces y apareció un señor con una camisa tipo papel albal (¡son todos taan modernos..!). A los pocos minutos ya saltábamos todos al son de ritmos discotequeros canción tras canción. Y lo siento por repetirme tanto, pero a veces tengo la sensación de que lo más que hice a lo largo del fin de semana fue saltar (así está mi rodilla ahora, pobre). ¡Concierto animoso y que sorprendió!


Amable (Marta)
Este Dj tiene historia (y tanta). Su época dorada, cuando cada viernes pinchaba en la discoteca Low (Madrid), fue para nosotros una etapa también importante. Empezaba a formarse lo que hoy es la familia madrileña. Todo muy bonito, si, pero creo que tanta adoración por este Dj acabó en saturación. Aunque le dimos la oportunidad y nos hizo bailar un buen rato, no se lució (hubo momentos rarísimos); sin embargo, nuestro ánimo festivalero no permitió que esto nos hiciera decaer.

Domingo

The Joy Formidable (Mar)
El doming0 era el día que más me gustaba y muy a mi pesar era imposible asistir a todos lo conciertos. Pero en una de mis carreras varias por intentar ver aunque sea dos canciones llegué al final del concierto de  The Joy Formidable para asegurar que este trío logró montar una minifiesta. Interactuaban con el público, bromeaban e hicieron todo el ruido que quisieron y más para demostrar que su propuesta iba en serio. Y parece que lo consiguieron por las caras de satisfacción que se veían por todos lados.

Noah and the Whale (Mar)
Y también corriendo llegué a la segunda canción de Noah and the Whale, otro de los que sí o sí tenía que ver. Y, aunque ni mucho menos me decepcionaron tengo que reconocer que, si bien estuvieron divertidos y repasaron los temas más imporantes de sus tres discos, la actitud más bien parada del vocalista y lo corto del bolo (45 minutos) quitaron brillo a su actuación. Pero es que las comparaciones son odiosas y sinceramente hubiesen estado mejor en un escenario más pequeño y no como antesala de lo que más tarde se vería en el Maravillas.

Portishead (Marta)
Como dice Mar, el domingo era el gran día. Teníamos que dar todo lo que nos quedaba y disfrutar del útlimo día. Lo hicimos, acabamos el FIB por la puerta grande. Todos iban a The Go! Team (no sabían lo que estaban haciendo), pero tres de nosotros teníamos clarísimo que Portishead era una de las razones por las que ese día estábamos en Benicasim. Puedo decir muy orgullosa que vi los dos mejores conciertos de todo el festival; Portishead y Arcade Fire.

Beth Gibbons y los suyos me regalaron hora y media de sensaciones, recuerdos, impresiones… Sonaron los mejores temas, aquellos que nos llevaron a los noventa y a todo lo que significa Portishead. Por si todo lo musical fuera poco, los vídeos y montajes que acompañaban a los de Bristol eran increíbles. El complemento perfecto para el concierto perfecto. No puedo seguir explicando con palabras lo que fue el concierto, ¡así que mejor lo vemos…!

Arcade Fire (Mar)
Apoteósico. Definitivamente Arcade Fire son de otro mundo. Si hay alguien que demostró (a parte de Portishead) que debían estar en esta edición fueron ellos. Ready to Start dio el pistolezado de salida a casi dos horas de concierto en las que se comieron el escenario y todo lo que había allí. ¿Quiénes si no podrían deshacerse de uno de sus temas principales a sólo cuatro canciones de empezar? No Cars Go provocó la euforia de todos los presentes y que al menos yo pensase que estaba viviendo el mejor concierto del festival y posiblemente de los que he visto en bastante tiempo.

La banda casi al completo en primera fila demostraron que venían a pasarlo bien y a cerrar su gira y el festival por todo lo alto. Con una puesta en escena que recordaba a las carteleras de los cines antiguos y proyecciones cuidadísimas lograron que temazos como Rebellion (lies) o la preciosísima Crowd of Love fliparan a más de uno. Y conmigo lo consiguieron, pocas veces he saltado tanto como lo hice con el bis de Wake Up.

Aldo Linares (Marta)
Yo no sabía quién era. Todavía me cuesta reconocer a los Djs y saber quiénes me gustan y quiénes no (tiempo al tiempo), pero ahora puedo decir que este Aldo me gusta; si, si. Súper animado, temazo tras temazo, épocas mezcladas, participación del público (ahora ya bailarines). Era capaz de mantener el buen rollo que habíamos tenido toda la noche, y seguir con el listón muy alto. Eran más de las cinco de la mañana y seguía haciéndonos saltar. El final perfecto del FIB se acercaba.

Y llegó el final del festival. Un Dj con muchas ganas hizo agotar las fuerzas de los pocos que quedábamos. Parecía que no queríamos que ese momento llegara (no queríamos, no), así que nosotros decidimos cerrar el festival. Los de seguridad barrían (literalmente) a los pocos que éramos capaces de soportar el sol en nuestras caras demacradas. Como anécdota no puedo dejar de contar que lo que empezó siendo una foto de un grupo de trece personas (los supervivientes) terminó siendo una foto de todos los que quedaban en el recinto. ¡Podemos decir con la cabeza bien alta que una parte del Blog cerró el FIB 2011! A este gran momento acompañado por cánticos que ya son himos (Oh oh oh oh oh oh oh oooh) le siguió un encierro de San Fermín, un rato de vuelta al cole y saltos a la comba, y un final feliz; unas horas de sueño para recuperarnos (muy poco) de este gran festival. (Marta)

¡Hasta el año que viene!

*Todas las imágenes son de Fiberfib.

Anuncios
Comments
2 Responses to “Nos vemos el año que viene, fibers”
Trackbacks
Check out what others are saying...
  1. […] Y es que esto no para… esta tarde comienza en Caldas de Reis una nueva edición del festival Cultura Quente. Esta tarde, Do Amor, El columpio asesino, Standstill, The Undertones, Jamaica… y mañana, con la baja confirmada de Micah P. Hinson (estará revolviéndose de envidia en el hospital… ánimo), Los Salvajes, David Fonseca, The Jim Jones Revue, etc. Puedes consultar los horarios de los conciertos aquí. Y, como dice el título, confirmamos nuestra presencia en el Fib 2012 de la mano de las chicas de A cualquier cosa llaman Arte (no cabía todo ahí arriba). Si quieres ver lo bien que se lo pasaron este año, puedes leer su crónica aquí. […]

  2. […] sol y playa? ¿Habéis festivaleado tanto como nosotras? Porque no nos hemos perdido ni uno: FIB, SuperBock, Cultura Quente… y sin quererlo llega septiembre y, como dice Mar, nos hacemos a la […]



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog.

    Únete a otros 34 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: