Jesulín versionado por un niño virtual que va hasta arriba de sopa

Hace casi dos años que empecé mi Trabajo Final de Carrera. Para eso, tenía que escoger un tema que me gustara, con el que me encontrara cómoda y del que se pudiera investigar; y que luego fuera capaz de defender delante de un tribunal. Me decidí por la publicidad y los jóvenes, pero como era un tema muy amplio, tuve que acotar a la publicidad televisiva. Debe ser que en ese momento también me vino a la cabeza el momento de Jugar a los Anuncios con mi hermana cuando era pequeña.

Después de meses investigando y empapándome de todo lo que encontraba sobre publicidad en la tele, se confirmaba algo que yo creía desde antes. La música en la publicidad es uno de los aspectos – por no decir el más- relevantes en un spot de televisión.

Este anuncio, para mí, roza la perfección. Transmite, tiene unas imágenes geniales y una música de acompañamiento que hace que Coronita consiga atraer toda mi atención.

Muchas veces su función es acompañar a las imágenes; otras, simplemente es la que se encarga de decirlo todo. Muchos de los mejores anuncios que conocemos, lo son por su música. Otros ni si quiera llevan texto. La música puede transmitir todo lo que un producto quiere que sus futuros consumidores sepan sobre él; o puede siplemente llamar su atención. Otras veces, cuando la música no tiene nada que ver con las imágenes, nos hace pensar ¿hubiera utilizado yo esa canción? ¿representa lo que quieren mostrar al público? Hay veces que puede salir muy mal, y que la música simplemente esté ahí porque debe estarlo, porque debe cubrir un espacio o una carencia que el spot tiene por otro lado. Pero otras, como el caso de Gears of War, de Xbox, la música lo es todo.

Si nos plantamos en lo más actual, encuentro los dos perfectos ejemplos de la música en los anuncios. De cuando algo puede salir bien, o genial; y mal, o fatal. Como caso con éxito (o con buen gusto), este año, la marca de coches Honda, nos trae una nueva versión de los trayectos a la playa o a una comida familiar un domingo. Se acabó el cantar lo de toda la vida. Se acabó el Vamos de paseo, pi pi pi, con un coche nuevo, pi pi pi, llega a nuestras familias la modernidad y la participación de cada miembro que se encuentre en el coche en ese momento

¡Viva los ratos divertidos que te da un viaje en coche!

Como caso catastrófico, uno de esos anuncios que me hacen pensar lo que muchas veces les he contado… ¿a quién se le ocurrió esta idea?, ¿quién la dió por buena?, ¿quién decidió emitirla? Vamos… en resumidas cuentas, no sé como este anuncio existe, con la cantidad de ideas buenísimas que se rechazan a los creativos (¡que alguien mate a ese niño virtual!)

Muchas de las canciones de los anuncios se pegan. Puedes ver un spot en la tele por la mañana y pasarte el resto del día tarareando la canción. Aunque la odies, aunque sea la de Jesulín cantada por un niño extraño que se mueve por una cocina, aunque no sepas por qué la tienes en la cabeza (en mi casa nos pasa con quién te llena de alegría…uuu, ¡como yo! El erizo de Génesis y sus tonitos hacen daño, ¡mucho daño!)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog.

    Únete a otros 34 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: