‘Contraband’, acción a bordo de un barco de mercancías

De la mano de la propia factoría de producción de Mark Whalberg llega este fin de semana a los cines un thriller de acción titulado Contraband. El mismo Walhberg encarna a Chris Farraday, quien forma una pareja de contrabandistas junto a su amigo Sebastian (Ben Foster), y de la que se cuentan leyendas por toda Nueva Orleans sobre como hacían lo imposible para hacer llegar la mercancía ilegal a los puertos norteamericanos.

A los amantes del cine no siempre nos apetece ver pelis checas en versión original en la filmoteca, sino que hay ocasiones en las que es necesaria una buena película de entretenimiento que cumpla la única función de transportarte a otro lugar. Por ello, se agradecen las propuestas cinematográficas que cumplen este requisito y mantienen una calidad aceptable, o por lo menos que no te hacen reír cuando deben dar miedo o generar tensión. Contraband es un buen ejemplo de ésto, un filme que vas a ver sin ningún tipo de pretensión, pero que a los cinco minutos ya ha conseguido engancharte a la silla.

Este thriller es un remake del filme islandés Reykjiavic-Rotterdam, que aterrizó en nuestros cines en 2008 junto a varias propuestas nórdicas más amparadas por el éxito de Millenium, aunque no gozaron del mismo éxito en taquilla que la famosa trilogía. Lo curioso en este caso es que la nueva versión está dirigida por el protagonista y productor de la original, Baltasar Kolmákur, quien prescinde del drama humano que enmarca la película escandinava en aras de una artificialidad y un despliegue de acción made in Hollywood.

El peso de la película recae en su poderoso elenco, aunque la actuación del matrimonio formado por Kate Beckinsale y Mark Walhberg dista mucho de ser la mejor de ambos: él me gustó mucho en The Fighter y en Boggie Nights, o incluso de modelo de calzoncillos para Calvin Klein a principios de los noventa, y ella… sigue siendo aquella chica afortunada de Pearl Harbour. En Contraband destacan más los malos: Diego Luna, quien interpreta a un mafioso panameño al que no te gustaría llegar a deberle nunca ni un euro y Giovanni Ribissi, muy convincente siempre en sus papeles de cínico villano, aunque siempre nos acordaremos de él como el incoherente hermano de Phoebe en Friends.

Contraband es una aventura con adecuadas dosis de acción que te aseguran dos horas de tensión y emoción, siempre que hayamos dejado a un lado la importancia de la verosimilitud a lo largo de un largometraje. Perfecta para sentarse en la butaca con un buen refresco y unas palomitas de tamaño familiar y disfrutar de los entresijos que enmascaran el mercado negro entre las costas estadounidenses y Panamá.


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog.

    Únete a otros 34 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: